Ventajas de comprar una casa de segunda mano

El proceso de comprar una casa va a generar toda clase de sensaciones, resaltando que se trata de una decisión que va a ilusionar a las personas, pero que por sus características e importancia, no se puede tomar con rapidez, motivo por el que siempre se sugiere tratar de identificar todas las variables necesarias para que la decisión en verdad sea conveniente.

En este caso, nos vamos a concentrar específicamente en las ventajas de comprar de segunda mano inmuebles, resaltando que la adquisición de una casa nueva en muchas ocasiones no termina por ser la mejor opción, pensando en elementos como el coste, por ejemplo.

¿Por qué comprar una casa antigua?

Previo a adquirir el inmueble, es necesario tomarse un tiempo para conocer todas las posibles alternativas. Asimismo, buscar asesoría especializada para estudiar las posibilidades de modificación de un espacio con estas características, puede ser un requerimiento para que el resultado al final corresponda con lo que se desea.

  • El precio de la vivienda – Al comprar una casa de segunda mano, se parte desde una posición en donde el bien inmueble es más barato. Si se considera el asunto desde la perspectiva de la inversión, suele ser más económicos y de una vivienda para reformar, antes que una nueva. Por supuesto, también hay que valorar otros elementos como la ubicación o el precio de los edificios de una construcción antigua.

  • Ubicación – Más allá del precio, estrato o método de pago, la ubicación de una casa al momento de comprar termina por ser algo relevante. Mientras que una casa de una buena nueva casi siempre se encuentra en una zona alejada y en urbanizaciones nuevas, las antiguas van a estar mejor ubicadas.

  • Estilo – La compra de una vivienda va a despertar gran emoción y el proceso de modelarla a gusto da mucho disfrute.

  • Sostenibilidad – Es una de las asignaturas más grandes y pendientes del mercado inmobiliario, en particular para la segunda mano. Pero si se aplican las reformas respectivas en el proceso, claro que es posible garantizar la sostenibilidad de una vivienda.

  • Fiscalidad – Es mucho más barato comprar una vivienda de segunda mano antes que una nueva si se está haciendo alusión al pago de impuestos. Esto ocurre en la mayor parte de las legislaciones del mundo.

  • Buenas condiciones de financiación – Antes de nada, hay que pensar en la financiación con la que se va a poder comprar una vivienda. Para lo anterior son muchas las fórmulas que pueden ser ventajosas o no. Si se revisa con cuidado la manera en que opera el mercado, para la segunda mano los créditos terminan por ser más asequibles para las personas.